Mexico

USA

Otros

la firma de...

AMAR N. DARYANANI





Mientras Wall Street echa el freno, el IBEX acelera


bolsas

Ponemos fin a una semana de distintos resultados en las principales bolsas. Mientras a un lado de Atlántico, en Wall Street, comienza agosto con señales de agotamiento tras visitar máximos anuales, en Europa algunos índices se apuntan a las subidas sin tregua aparente. En algún momento debería haber señales de agotamiento. La cuestión es saber cuándo.

Decíamos la semana pasada que en EEUU parecía que estaba todo el pescado vendido, y así parece ser. El viernes los índices neoyorquinos cerraban en nuevos máximos históricos, y desde entonces Wall Street no ha hecho más que registrar descensos. Sin mayores referencias macro, de nuevo esta semana se ha puesto de relieve que  cualquier noticia que tenga su origen en la Fed tiene fuerte calado en el ánimo de los inversores.

En esta ocasión las palabras de varios responsables de la Reserva Federal señalando como “inminente” la gradual desaparición de las medidas de estímulo, adelantándose por tanto al descontado “finales de año”, han supuesto un jarro de agua fría para los selectivos. Pero dada la mejoría que va mostrando la principal economía del mundo, conviene pensar que “el comienzo del fin” ya se está descontando, y que ello restará peso al momentum en que se produzca. Quizás entonces veamos que la bolsa estadounidense tiene vida más allá de la Fed.

No es el caso de Europa, cuyas bolsas continúan ligando su mejoría a la estabilidad que proporciona saber que “el BCE está ahí”. La semana pasada los índices terminaron sumando un 1,3% de media gracias a la presentación de algunos de los últimos resultados empresariales de la temporada (Renault, Alianz, AXA…). Desde entonces los principales índices de la zona euro se han dejado contagiar por las señales de agotamiento que llegaban del otro lado del charco, salvando algunas excepciones protagonizadas por los países periféricos.

Es precisamente el caso de España, cuyo IBEX se ha lanzado a la caza de sus máximos anuales. Si la semana pasada registraba ganancias de un 2,6% gracias a algunos resultados corporativos, y desde el lunes venía cerrando con leves caídas que ponían en riesgo el soporte de los 8.500, ayer recuperaba el terreno perdido y ponía rumbo de nuevo a la primera resistencia de los 8.675 puntos. Como señalamos la semana pasada, se trata de una resistencia que no ha conseguido superar en dos ocasiones.

Precisamente hoy el IBEX se ha quedado a las puertas (8.671,80 puntos) y ya hay quien pone su vista en la siguiente resistencia, los 8.755 puntos, máximos marcados en lo que vamos de año. Si el selectivo consigue mañana consolidar la subida de hoy, todo es posible. Tal y como vimos en nuestro análisis técnico de la semana pasada, las señales indican que aún hay posibilidades alcistas. En estas circunstancias, a los que optamos por un trading veloz y cauteloso ante la más que posible corrección nos llaman “agoreros”, pero nuestra disciplina ha puesto de relieve en más de una ocasión que cuanto más alto se sube, más puede doler la caída.

Y es que nunca está de más ser precavidos. Dejarse llevar por la tentación de recoger beneficios y apuntarse a nuevas aventuras es lógico y hasta sano. Pero sin olvidar que estamos en agosto, y que en algún momento habrán de notarse las vacaciones de las ‘manos grandes’ y el escaso volumen que han dejado tras de sí. Obviamente, quien quiera aprovechar las subidas tendrá que olvidarse de tanto techo y asumir riesgos. Precisamente un dato a favor de los bullish lo representa la sostenida tregua en el mercado de deuda española, lo que muestra que a pesar de los problemas políticos se mantiene la confianza de los inversores extranjeros en las posibilidades de mejora de la economía nacional.

Amar N. Daryanani

Director de BolsaMercados

http://bolsamercados.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *