Mexico

USA

Otros

la firma de...

AMAR N. DARYANANI





La crisis de Chipre mantiene en tensión a los inversores


La bolsa pone fin a una semana protagonizada por Chipre, en el que sería el quinto rescate de la Zona Euro, y en lo que ha sido el primer “corralito” europeo. Chipre sólo representa el 0,2% del PIB de la UE y constituye el ‘paraíso fiscal’ de las fortunas rusas, pero eso no justifica la “chapuza” promovida por Bruselas, que aprobó ayudar a la isla con 10.000 millones de euros pero con una condición: un impuesto extraordinario a los depositantes. La UE ha señalado que el caso de Chipre es “particular”, pero el tratamiento diferenciador es claramente un agravio comparativo respecto de las anteriores ayudas. Será porque los bancos alemanes no tienen tantos intereses en la isla mediterránea como los tenían en Grecia. O será porque, para Bruselas, Chipre lleva meses siendo un “lastre”.

Mientras los bancos cierran sus puertas y restringen la salida de efectivo, las opciones chipriotas se van agotando. Tras rechazar el plan A, y retrasar a hoy la votación del plan B, Rusia niega asistencia al gobierno de Nicosia y acerca la llegada del plan C: la quiebra del país y su salida de la moneda única. La generalidad de las bolsas ha sufrido las consecuencias en mayor o menor medida, pues la aversión al riesgo mantiene a los inversores alerta.

En EEUU la semana comenzaba con un mal dato de confianza de constructores lo que, unido a la crisis chipriota, llevó a los números rojos en Wall Street por segunda sesión consecutiva. Aunque las caídas fueron luego moderadas gracias al apoyo del BCE a la financiación de la isla mediterránea, las miradas estaban puestas en la reunión de la Fed. Bernanke ratificó la política de compra de bonos mensual mientras el paro no baje del 6,5%, y ve lejana la crisis de Chipre mientras no afecte al resto de la UE.

Evidentemente en Europa las tensiones han sido mayores. Hasta el miércoles, día en que cotizaba el soporte del BCE a los bancos chipriotas y la mejora de la confianza del consumidor de la Zona Euro, la generalidad de las bolsas registraba aparatosos números rojos. El rechazo del parlamento de Nicosia al plan de rescate europeo, y la propuesta de un “plan B” que tendría que ser aprobado hoy y revisado por la ‘troika’, unido al “paso a un lado” de Moscú de esta mañana, nos asegura una telenovela para rato.

En España el IBEX ha sido uno de los índices europeos más fuertemente castigados. El lunes llegaba a perder cerca de un 3% en el intradía, aunque luego moderó sus pérdidas hasta el 1,29%. Pero el descalabro llegó el martes, cerrando con pérdidas del 2% al conocerse que la morosidad bancaria había experimentado un repunte, lo que lastró a los principales bancos del selectivo con una media del 5% de pérdidas. El miércoles, justo al contrario, el rebote de los bancos llevó al IBEX a recuperar los 8.400 puntos, cifra que volvió a perder ayer. Curiosamente, las tensiones vividas en el mercado de deuda, en el que la prima de riesgo llegó a alcanzar nuevamente los 370 puntos básicos, con el bono a 10 años de vuelta al 5%, no pasaron factura a las emisiones de deuda pública. El Tesoro saldó con éxito sus citas del martes y del jueves en la emisión de letras y bonos, con una demanda consistente que permitía la financiación a costes menores, y la captación de 8.500 millones de euros.

Como ya hemos señalado desde estas páginas en otras ocasiones, la actual situación alcista del mercado de renta variable habría de sufrir una corrección significativa en algún momento. Pensamos que quedan escollos en el camino, tensiones no resueltas y citas a marcar en la agenda. En principio, las reacciones a la crisis chipriota parecen limitadas y enmarcadas en la prudencia. Mientras se mantenga la tensión y la aversión al riesgo, la volatilidad será la protagonista. Tendremos un ojo puesto en la marcha de las negociaciones y votaciones, y el “ultimátum” del BCE a las ayudas de liquidez hasta el lunes. Nuestro análisis técnico del IBEX presenta indicadores y patrones de retorno alcista, pero debemos tener en cuenta el tradicional escaso volumen de la Semana Santa.

Amar N. Daryanani

Analista Independiente

http://bolsamercados.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *