Mexico

USA

Otros

Exceso de liquidez en los mercados financieros


Ante los hechos  suscitados en la economía nipona, diversos organismos han decidió inyectar recursos al país asiático con la finalidad de evitar la fuga de capitales, bajar las tasas  y detener el alza del yen.

El  Banco Central de Japón (BCJ) acaba de inyectar 5,000 millones de yenes adicionales (alrededor de  629 millones de dólares) a los mercados de dinero para poder proteger su sistema bancario del país sin embargo, “desafortunadamente, la nueva expansión monetaria de Japón se combinará con el relajamiento cuantitativo que aplica la Reserva Federal (Fed), lo cual agregará nuevas tribulaciones a los mercados financieros globales”, manifestó  Walter Molano, ejecutivo de BCP Securities.

No solo se combina la decisión de la FED sino que el Grupo de los Siete (G7) también acordó su intervención para detener el alza de la moneda japonesa, pues quieren evitar a toda costa que los mercados financieros  se descontrolen y caigan en pánico.

Anterior al último desembolso, el Banco Central de Japón acababa de desembolsar 3.5 billones de yenes (lo equivalente a 43,000 millones de dólares),  cabe resaltar que días antes se había alimentado a los mercados con 23 billones de yenes (283,000 millones de dólares).

Expansión monetaria

El economista de BCP Securities indicó que las medidas de la economía nipona atienden a la primera fase de un programa masivo de expansión monetaria, la intención del país asiático es tomar medidas extremas que puedan ayudar a su nación. A pesar de la incertidumbre que se vive en el corto plazo, se espera que al largo plazo, el proceso de reconstrucción y los cambios en la  industria nuclear sean suficientes para crear un cambio estructural en la demanda de materias primas.

Molano concluyó con que “en realidad, lo que puede ocurrir es que los inversionistas van a especular quién les da mayor rendimiento. El BCJ trata es de evitar una salida fuerte de los capitales que están en Japón, aunque es evidente que en el corto plazo no habrá ese grado de confianza que se mantenía sobre la economía japonesa y, en ese sentido, me parece que parte de esos recursos van a acabarse canalizando a otros mercados con mayor certidumbre“.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *