Mexico

USA

Otros

la firma de...

AMAR N. DARYANANI





Agosto en máximos, verano calentito


verano bolsas

Terminamos el mes de julio con subidas en el parqué tras la batería de datos macro y empresariales, por lo general bastante halagüeños. Y esta semana, como suele ocurrir cuando en la agenda figuran las citas de los Bancos Centrales, hemos vivido auténticas jornadas de transición. Los inversores se han movido entre la cautela, el nerviosismo y la animosidad. La consecuencia es que comenzamos un agosto en máximos, y no podemos evitar hacernos las mismas preguntas que la semana pasada. ¿Puede haber corrección desde máximos, o queda camino por recorrer?

En el caso de EEUU parece poco probable que tengamos correcciones de nivel. Wall Street pone rumbo a nuevos máximos históricos animada por los buenos datos empresariales y macro, en general. Las subidas experimentadas han sido graduales, y respecto de las noticias que pudieran llegar de la Fed… parece que está todo el pescado vendido.

Aun así esta semana ha venido marcada por sesiones de transición, con la vista puesta en la reunión de ayer de la Fed, y la posterior comparecencia de Ben Bernanke. A la espera de lo que pudieran indicar las actas, el comunicado no trajo consigo novedades más allá de un ligero cambio en el lenguaje. En cambio, mejor efecto en la renta variable estadounidense tuvieron las palabras del presidente de la Reserva Federal, al rebajar las previsiones de crecimiento de la mayor economía del mundo, lo que se interpreta como una ligera posibilidad de que se retrase la retirada de estímulos.

Igualmente, a Europa le tocaba vivir su propia “cita con diamantes” de la mano del presidente del BCE, justo cuando se cumplía un año del famoso “haremos lo que sea necesario”. A lo largo de la semana, los principales índices europeos han cerrado sesiones planas a la espera de las noticias que generara Draghi. Y lo cierto es que la mejor noticia es que no hay noticias. El presidente reiteró su apoyo a la economía de la Zona Euro manteniendo los tipos y las facilidades en los depósitos. El latente programa de compra de bonos (OMT) permanece en la recámara, y eso tranquiliza a la renta variable. No ha sido usado aún, ni parece haber razones para hacerlo, y eso anima a la renta variable. Un verdadero efecto placebo en las bolsas.

Más si cabe en el caso de España, cuya renta variable tiene mucho que agradecer a la política acomodaticia del BCE. A pesar de mantenerse la “alerta amarilla” en el mercado de deuda, el IBEX ha resultado uno de los mejores índices del Viejo Continente en el mes de julio (aunque a nadie se le esconde que, junto al resto de índices periféricos, es de los más volubles). La semana pasada el selectivo español terminaba como el mejor de índice europeo (+5,2%) sucediéndose siete jornadas consecutivas de números verdes que permitían cerrar el mejor mes desde agosto de 2012 (+8,6%).

Ayer el IBEX cortaba la racha alcista en lo que parece ser una pequeña pausa. En siete días el selectivo ha llegado ha vuelto a chocar contra la barrera psicológica de los 8.500 puntos, y hoy parece estar en condiciones de superarla. ¿Cuál sería el siguiente objetivo? Como veremos más detenidamente en nuestro análisis técnico, la resistencia de los 8.755 puntos (máximos del 2013) aún queda lejos. Antes el IBEX debe enfrentarse a lo que se convirtió en doble barrera infranqueable: los 8.675 puntos. Salvo sorpresa mañana con los datos del paro estadounidense, las señales indican que puede recorrerse el camino.

Pero en un mes de agosto de tradicional escaso volumen, las dudas siguen martilleando nuestra cabeza. ¿Habrá fuerza suficiente para continuar la escalada o mantenerse, o es la previa de una corrección? Sólo podemos insistir en lo dicho: cautela.

Amar N. Daryanani

Director de BolsaMercados

http://bolsamercados.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *