Mexico

USA

Otros

Maíz Transgénico


Ante la insuficiencia de producción del principal alimento de consumo mexicano, que en gran medida se le atribuye este año a los daños provocados por las heladas en Sinaloa durante el mes de febrero, las empresas de biotecnología quieren esperan a que les den “luz verde” para introducir sus cultivos piloto con maíz genéticamente modificado (GM).


John Atkin, jefe de operaciones mundiales de Protección de Cultivos de de la firma suiza Syngenta manifestó que “esperamos llegar a la comercialización en 2013″. Cabe destacar que durante el 2009, México concedió 36 permisos para cultivar maíz GM de manera experimental a las empresas Dow AgroSciences, DuPont Pioneer y Monsanto, sumando un total de 65 hectáreas, para analizar el impacto en plagas y malezas hostiles o no hostiles.

En el 2011 y como parte de una segunda etapa, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) ya dio 15 permisos a las compañías anteriormente mencionadas y entre ellas se encuentra Syngenta; la primera autorización para el cultivo del maíz GM fue concedida a  Monsanto; el objetivo principal de la Sagarpa es evaluar la viabilidad económica del grano.

¿Por qué consumir maíz transgénico?

La principal razón por la que se opone al consumo de transgénicos son los problemas de salud que puedan ocasionar a los consumidores; para el caso particular del grano Gm es que contaminan las variedades nativas (maíz blanco); sin embargo, la insuficiencia en la producción de máiz ha acarreado un dificultad mayor “México importa cada año 10 millones de toneladas de maíz transgénico, lo que equivale a una fuga de divisas de 40,000 millones de pesos”, de acuerdo con Miguel Agustín Luque, de la Asociación de Agricultores del Río Fuerte Sur.

La justificación en cuanto a la introducción de transgénicos es que nuestra nación importa el 50 por ciento  del maíz que necesitamos, de ahí, según Syngenta, la relevancia del uso de dichas tecnología.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *