Mexico

USA

Otros

la firma de...

AMAR N. DARYANANI





¿Habrá rally en Diciembre?


Tradicionalmente diciembre ha sido un buen mes para la renta variable, hasta el punto de adoptarse la expresión de “rally de Navidad” para referirse al empuje alcista que las bolsas experimentan con las compras de las últimas semanas del mes. Pero este año, con las incógnitas pendientes sobre el ‘abismo fiscal’ estadounidense, la economía europea y la crisis de deuda soberana, surgen dudas por doquier. ¿Habrá rally esta vez?

Dejamos atrás una semana en la que el ‘fiscal cliff’ ha compartido (o incluso cedido) protagonismo a la batería de datos macroeconómicos de uno y otro lado del Atlántico. A ello había que sumar las previsiones económicas y medidas del BCE en su reunión de ayer, y la rebaja de previsiones que ha hecho hoy mismo el Bundesbank.

Como decimos, la agenda semanal tenía prevista la publicación de diversos índices de EEUU, como el  gasto en construcción de octubre y PMI e ISM de noviembre (el lunes, negativo), ventas de vehículos de noviembre (martes, positivo) o el dato de prestaciones de desempleo (jueves, positivo). Y principalmente, el informe de empleo de noviembre del Departamento de Trabajo de EEUU, que se publicará hoy.

Sobre el ‘abismo fiscal’ poco se puede añadir a lo comentado ya en informes anteriores. Sigue sin llegar el acuerdo. Barack Obama reiteró esta semana su condición imprescindible para aumentar los ingresos del estado: subir los impuestos a los ricos. Algo a lo que los Republicanos, tendentes a políticas de recorte del gasto público, difícilmente accederán. Prefieren prorrogar las exenciones fiscales a todos los contribuyentes, ricos incluidos. Como venimos diciendo y sabemos todos, si no llegan a un acuerdo antes del 31 de este mes, a partir de enero entrarán en vigor automáticamente los impuestos que se han venido evitando durante años (por valor de 600.000 millones de dólares) llevando a la mayor economía del mundo a otra recesión.

Dato a tener en cuenta para responder a la pregunta de nuestro titular de hoy.

Por otro lado, en Europa la semana comenzaba con una nueva reunión del Eurogrupo con Grecia como protagonista, y con un desenlace positivo: el anuncio de Atenas de su programa de recompra de su propia deuda (requisito indispensable para que se apruebe el próximo tramo de ayuda europea) a través de 10.000 millones del fondo de estabilización (FEEF). Buena noticia para las bolsas europeas en general, hasta la llegada del martes y de la falta de acuerdo del Euro-Ecofin sobre el supervisor bancario único (se pospone hasta el día 12 del mes 12 del año 12) que afectó en mayor o menor medida, según mezclaba con el buen dato de venta de vehículos estadounidense.

Quedábamos pendientes de la reunión del BCE y del informe del Consejo Europeo de ayer jueves. Supermariomantuvo los tipos y pospuso la posibilidad de los eurobonos, pero lo

importante es se abren las puertas a una posible rebaja de tipos en la reunión de enero. En cuanto al Consejo, Van Rompuy sí echó un jarrito de agua fría al negar la posibilidad de los eurobonos. Acogen así los principales organismos las tesis de Angela Merkel, contrarias a la “mualización europea de la deuda de los países miembros”. Lógico y frío recibimiento en las bolsas del Viejo Continente… salvo la alemana: el DAX subió y registró máximos no vistos desde 2008.

Pero no todo es un camino de rosas para Merkel en su carrera por renovar cancillería. Hoy el Bundesbank ha recortado las previsiones de crecimiento de la economía alemana. El PIB crecería un 0,4% en 2013, frente a la estimación inicial del 1,6%. Un recortazo que hace estallar por los aires el mal llamado “milagro alemán”, y deja bien claro que la crisis de la eurozona es eso mismo: una crisis europea.

En España el IBEX 35 ha ido sufriendo bandazos de un lado a otro, según el tenor de las noticias que se iban sucediendo. Si el lunes atacaba los 8.000 puntos en el intradía (para luego desinflarse cuando se conocía que el día 12 se pediría el rescate a la banca) los días posteriores perdió y recuperó los 7.900 puntos. Al margen de las noticias ya comentadas, el selectivo español se vio atenazado por un recrudecimiento de las tensiones del mercado de deuda, con una prima de riesgo escalando desde los 385 puntos básicos del lunes y del martes, a los 406 con los que cerró el miércoles. Ello merced a la contradictoria subasta del Tesoro, que no colocó la cuantía esperada. Hoy el IBEX, como el resto de Europa, vive pendiente de la publicación de los datos del paro estadounidense.

Así las cosas, no es difícil contestar a la pregunta de nuestro titular de hoy. ¿Habrá rally? Depende. Y depende básicamente de los acontecimientos que se sucedan en torno al ‘abismo fiscal’. En el ámbito europeo todas las cartas están sobre la mesa, con especial atención a las citas del día 12. Pero en lo referente a las dos últimas semanas del mes, está claro que el posible anuncio de un acuerdo entre Republicanos y Demócratas dispararía el ánimo inversor, y permitiría un contexto óptimo para el trading dinámico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *