Mexico

USA

Otros

la firma de...

AMAR N. DARYANANI





Wall Street ignora a Italia pero no a la Casa Blanca


Que marzo debía empezar “movidito” lo teníamos claro, más aún cuando no hay noticias sobre un acuerdo que evite los recortes automáticos en EEUU. Pero desde luego, febrero ha terminado con una semana de infarto tras los resultados de las elecciones en Italia. Una montaña rusa que, por ahora, no ha dejado cadáveres en el camino.

Comenzaba la semana con EEUU cotizando los primeros recuentos de votos. Cuantos más escaños ganaba Berlusconi, más caía Wall Street. Al final cerraba con descensos de un 1,5%, viendo cómo pasaban las fechas para la entrada en vigor de los recortes esta medianoche sin acuerdo aparente. Y entonces apareció Ben Bernanke. El presidente de la Fed defendía sus estrategias y gestiones ante el Senado de los EEUU, y urgía a los legisladores a buscar un consenso que evite el sequester de hoy. Tras su comparecencia, el resto de la semana fue coser y cantar, y Wall Street terminó el mes de febrero con niveles cercanos a los máximos históricos de octubre de 2007, al anotarse un 1,4%. Eso sí, ayer la propuesta legislativa de los Demócratas fue finalmente rechazada, por lo que sólo queda estar pendientes de las reuniones de última hora hoy de los líderes republicano y demócrata en la Casa Blanca, y de las reacciones de las bolsas ante la falta de acuerdo hasta el momento. Y por si esto no fuera poco, en el punto de mira se sitúan dos fechas igualmente “candentes”: el 27 de marzo, fecha en que finaliza la prórroga de los presupuestos, y el 19 de mayo, la renovación del techo de deuda.

En Europa las principales bolsas se han visto lógicamente afectadas por los resultados electorales de Italia. El propio MIB sufría su propio descalabro (-8,89%) y el resto de plazas importantes cerraban con números rojos de un 2% de media. Así las cosas, el país transalpino enfrentó una dura semana para la colocación de deuda en las subastas de letras y bonos, saldada con aprobado.

Curiosamente, el IBEX español no salió tan mal parado de la ‘escabechina italiana’. Ciertamente, el martes llegó a perder los 8.000 puntos, pero sin franquear la puerta de los 7.900. Poco a poco ha ido recuperando terreno, para cerrar ayer nuevamente por encima de los 8.200 puntos, con lo que frena las pérdidas acumuladas de febrero y registrar un descenso del 1,2%. La oleada de resultados empresariales, en varios casos mejores de lo previsto, ha supuesto un auténtico “bote salvavidas” para el selectivo español. Dos fueron las jornadas de presentación de cuentas, destacando el miércoles las consecuentes subidas experimentadas por OHL, Endesa y Red Eléctrica, así como Repsol, y ayer las de IAG o Telefónica.

En el mercado de deuda el efecto de las elecciones italianas no se hizo esperar, y la prima de riesgo española llegó a tocar los 400 puntos básicos, con el bono a 10 años rondando el 5,37%. Tampoco aquí llega la sangre al río.

¿A qué se debe el “limitado” efecto de la más que probable ingobernabilidad de Italia? No cabe duda de que el respaldo que en su día prometió el BCE sigue siendo el pilar fundamental de la confianza inversora. Pero no podemos olvidar que el país transalpino habrá de dar el visto bueno a nuevas medidas de lucha contra el déficit, algo muy complicado en un Senado tan dividido. Si fuera necesaria la intervención del BCE tenemos la palabra de Mario Draghi, pero con todas sus consecuencias: para comprar bonos debe pedirse formalmente la asistencia del MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad) para lo que además es necesario aprobar el Memorando de Entendimiento. ¿Se imaginan entonces lo complicado que resultaría, en caso necesario, que la Italia actual apruebe estos condicionantes?

Por todo lo expuesto, no podemos ser optimistas. Quedan tensiones por ver, malos augurios por descontar, y caídas por sufrir. El lunes tenemos reunión del Eurogrupo, e Italia se ha colado en la Agenda. Como ya dijimos, nos espera un marzo “movidito”.

 

Amar Daryanani

Analista Independiente

Director de BolsaMercados.com

http://bolsamercados.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *