Mexico

USA

Otros

la firma de...

AMAR N. DARYANANI





¿Será un verano calentito para la bolsa?


Verano

Vamos poniendo punto y final al mes de julio y a una semana frenética de presentación de resultados empresariales, en general bastante alentadores, aderezada por escasos pero buenos datos macro. Si el jueves pasado se vivieron momentos de euforia en las bolsas de uno y otro lado del Atlántico, durante estas jornadas los inversores han ido optando por la recogida de beneficios. Con agosto en ciernes la pregunta es obvia: ¿será un verano caluroso en el parqué?

El jueves pasado dejábamos a Ben Bernanke compareciendo por segunda vez ante el Congreso de EEUU. El presidente de la Fed, que ya había alentado las compras con su mensaje del miércoles, reiteró su intención de mantener una política monetaria expansiva. A ello se sumaron el dato del descenso del paro semanal y la mejora del índice manufacturero de Filadelfia, por lo que el resultado fue “nuevos máximos históricos” en Wall Street. Desde entonces se han impuesto las ventas. Una lógica recogida de beneficios acorde con modestos datos macro y con una batería de resultados empresariales algo irregulares.  

Por su parte, Europa tuvo sus propios motivos de celebraciones el pasado jueves cuando el BCE anunciaba que admitirá bonos respaldados por créditos con peor calificación (de “AAA” pasa a admitir “A” simple) y que además será menos exigente en los recortes que sufren esos bonos al entregarse como colateral. Una gran noticia en particular para los países periféricos tras las últimas rebajas de rating operadas por las agencias de calificación. Por otra parte, las tensiones políticas parecen relajarse después que en Portugal el jefe del Estado confirmase al actual gobierno conservador, poniendo fin a la crisis lusa al menos de momento. Desde el lunes las principales bolsas europeas han registrado guarismos modestos, pero ayer se apuntaban unas subidas de un 1% de media gracias al buen dato del PMI manufacturero de la Zona Euro, su mejor registro en 24 meses.

En cuanto a España, si la semana pasada decíamos que el IBEX era el peor índice europeo (por ser el que menos ganaba o el que más perdía) esta semana ha destacado de entre sus colegas europeos. Y es que tras un lunes de transición a la espera de los resultados de sus cotizadas, el selectivo no sólo ha escalado hasta su resistencia de 8.000-8.100 puntos, sino que la ha superado con creces y hoy parece consolidarse por encima de los 8.200.

Curiosamente, ayer se cumplía el aniversario de un cierto récord histórico: el de la prima de riesgo de España, que marcaba nada menos que los 638 puntos. Hoy el diferencial se sitúa en torno a un 50% menos (295 puntos) y, dada la aparente y sorpresiva fortaleza de la renta variable, cabe preguntarse qué ha cambiado en este tiempo. Según publicaba ayer UBS, España empieza a mostrar importantes signos de mejoría, hasta el punto de sentirse “positivamente sorprendidos”. ¿Hay razones para ello? ¿Nos movemos en un mercado real? Como hemos dicho en otras ocasiones, las compras tienen su razón de ser en la confianza de los inversores. Sin confianza, no hay inversión. Y cuesta creer que esa confianza parta de las labores del Gobierno y de los datos de una economía doméstica aún endeble. Es más lógico achacar la supuesta fortaleza de la renta variable a la tranquilidad que promueve el BCE, desde el famoso “haremos lo que sea necesario” de Draghi. En definitiva, el panorama ha cambiado algo, pero no tanto como nos gustaría.

Por lo demás, la semana que viene dará comienzo el mes de agosto con anuncios del BCE, BoE y la publicación de la tasa de desempleo en EEUU. Además, hay que tener en cuenta la tradicional disminución del volumen de negociación, como consecuencia de las vacaciones de las “manos grandes”. ¿Aguantarán las “manos pequeñas” los embistes? ¿Será un verano calentito? No descartamos sorpresas. Desde máximos, siempre hay espacio para correcciones. La cuestión es lo leves o marcadas que resulten. Cautela.

Amar N. Daryanani

Director de BolsaMercados

http://bolsamercados.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *