Mexico

USA

Otros

¿No te gusta la tecnología? Cinco cosas que puedes hacer ahora con tu dinero y no hace 20 años


Son muchos los que hoy en día se declaran agnósticos o ateos digitales, proclamando con orgullo que ellos viven alejados de máquinas, programas, softwares, aplicaciones y redes sociales.

“Yo no tengo Instagram”, dicen, como motivo de orgullo. “Yo siempre llevo cash, no pago con tarjeta de crédito”, comentan, como si tener la posibilidad de perder papelitos que valen miles de pesos fuese algo positivo.

Sin embargo, por mucho que no sepan para lo que sirven acciones como comprar Bitcoin o tener una e-wallet, la mayoría de miembros de esta nueva tribu urbana que se aleja de la tecnología seguro que se aprovecha de las ventajas que, en 2019, aporta a nuestros bolsillos el manejar dinero desde Internet. Aquí vamos a enumerarles las cinco cosas que pueden hacer ahora al respecto que, hace 20 años, serían impensables.

Comprar Bitcoins

OK, igual comprar Bitcoins no es lo más habitual todavía pero, probablemente, lo será en unos años. La criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto vive una evolución constante y fugaz, y no queda mucho tiempo hasta que llegue el momento en el que operar en la vida normal con el BTC sea algo que no merece la pena destacar.

Piensa en las ventajas que puede aportar un sistema como el del Bitcoin: descentralizado, que no depende de ningún banco central y totalmente seguro. Por supuesto, cuando el BTC se convierta en moneda de cambio habitual los agnósticos tecnológicos se subirán a la onda. ¿Por qué? No porque sea más popular o menos, sino porque será más rentable.

Pagar con WhatsApp

Hace 20 años empezábamos a escribirnos SMS en los que intentábamos reducir con las piruetas más extrañas los caracteres del mensaje. Hoy, ya no es solo que tengamos WhatsApp y cuatrocientas aplicaciones más para chatear sin problemas, sino que hasta podemos ejecutar pagos a nuestros amigos desde ellas.

Tal y como se anunció en diciembre del año pasado, la aplicación WhatsApp Pay estará en breves disponible en México y otros países de Latinoamérica. Es imposible encontrar mayor comodidad para realizar los pequeños pagos de cada día. ¿Qué un amigo te ha pagado unas chelas? Pues le devuelves el dinero con un pequeño movimiento de dedos desde tu celular.

Operar en finanzas desde casa

Las finanzas era un espacio restringido hace años para la gente que paseaba en traje por el centro del DF, acudía a la Bolsa y movía sus miles de miles de pesos entre acciones de una compañía y otra. Ahora, sin embargo, con el trading online, uno puede operar desde casa, sin necesidad de cambiarse de ropa ni de tener, siquiera, un ordenador súper potente: basta con un móvil.

Además, aunque cuentan con un riesgo muy importante, los brókeres online ofrecen productos derivados y OTC como los CFDs o Contratos de Futuros, que rebajan el capital inicial que uno necesita para invertir.

Cobrar trabajos por PayPal

Trabajar para el extranjero era, hace años, un buen problema, sobre todo a la hora de cobrar. Las transferencias bancarias internacionales conllevan una tasa que, muchas veces, acaba pagando el receptor del pago. Además de que, por otra parte, tardaban tiempo y tiempo en llegar.

Ahora, con la aparición de empresas como PayPal, realizar pagos al extranjero o recibirlos es de lo más sencillo. Solo necesitas una cuenta de correo, crear un usuario en PayPal, conocer el mail de tu contraparte en el negocio y ¡pam!, operación lista. ¿Seguro que estabas más cómodo con todos los procesos y tasas que había que pasar hace 20 años?

Mover tu dinero entre cuentas sin ir a la sucursal

¿Hay algo más cómodo que mover tu dinero entre tus cuentas bancarias con unos clics y sin necesidad de tener que ir a la sucursal bancaria a cada poco? Recuerda que hace 20 años sí tendrías que ir.

Por cosas como ésta son por las que, por muy agnóstico tecnológico que seas, seguro que la llegada de la economía digital te ha beneficiado tanto como a cualquier otro. Y si piensas que no, tú verás lo que haces, pero estás perdiendo dinero y, sobre todo, tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *