Mexico

USA

Otros

La crisis de Portugal


Y finalmente las especulaciones de la quiebra de Portugal fueron materializadas hace días al darse el país luso en quiebra.


Tras seis meses de presión ininterrumpida de los mercados, los lusitanos terminaron por pedir  ayuda sumándose a la lista de los países con  crisis de deuda soberana y deficiencias estructurales.

De acuerdo con diversos especialistas, la quiebra de Portugal se debe en gran parte a los intereses elevados de la deuda de dicho provocando un elevado déficit público.

Dicho déficit representó el 8,6 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) durante el año pasado, aunque su déficit se encuentra por arriba del promedio europeo aceptado, la deuda lusitana es menor compara con países como Reino Unido (11,4 por ciento), EEUU (10,5 por ciento) o España (9,24 por ciento).

Y Portugal acudirá a las mismas medidas que han implementado los otros países pero que en realidad no han mostrado una solución o una verdadera reactivación económica: inyectarle dinero a la economía para generar liquidez; para el caso de Portugal tenemos que la especulación jugó un papel sumamente importante,  la presión se disparó por las dudas que despertaba su situación económica, lo cual no hizo más que empeorar las tasas de intereses se la deuda portuguesa encareciendo y haciendo más difícil su acceso a la financiación.

Asimismo, la balanza comercial de Portugal es muy parecida a la mexicana, presenta un saldo deficitario y se tienen problemas de desequilibrio en sus cuentas externas, a su vez, dicho país se ve afectado por su situación política, en el cual impera un Gobierno socialista sin mayoría absoluta ni apoyos en el Parlamento.

Para terminar la masacre lusitana, factores como la rigidez de su mercado laboral, el alto grado de envejecimiento de su población así como las grandes diferencias sociales entre la clase media y distribución de la riqueza aunado a rentas costosas son problemas que deberán ser resueltos, en su mayor medida posible por Portugal, la Unión Europea y el siempre “salvador” Fondo Monetario Internacional (FMI)”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *