Mexico

USA

Otros

la firma de...

AMAR N. DARYANANI





La cautela se impone y el IBEX detiene su remontada


Comenzó la semana con las bolsas de Europa caminando en solitario sin las referencias de Wall Street, cerrado el lunes por el Memorial Day, y sin las del patio londinense, cerrado por el May Bank Holiday. A esta circunstancia había que sumar las malas noticias llegadas de Asia, donde el Nikkei continuaba los descensos de la semana pasada y terminaba con recortes superiores al 3%.

Sin embargo los inversores de este lado del Atlántico hicieron oídos sordos, imponiéndose los alcistas. Así, terminó la sesión del lunes con una media de +1% en los principales índices de Europa. El IBEX fue uno de los principales beneficiados del talante alcista, impulsado particularmente por Sacyr (que subió un 12% tras conocerse un informe favorable de Espirito Santo, y el dato de la posible venta de su división inmobiliaria, Vallehermoso) y del resto de representativos del sector constructor. Al final de la jornada, el IBEX cerraba con un rebote del 1,20% hasta los 8.363 puntos.

Más motivos para la esperanza tuvieron ayer los inversores, tras conocerse los buenos datos macro del Nuevo Continente: el aumento del precio de la vivienda, su mayor subida interanual desde 2006, y la mejora de la confianza de los consumidores, alcanzando su máximo en cinco años. Los datos fueron bien recibidos en Wall Street, aunque el Dow cerró algo lejos de su máximo intradiario.

Mejor fortuna tuvieron los índices europeos, que saldaron la jornada con subidas del 1,75% de media, en buena medida gracias a las palabras de Peter Praet, miembro del BCE, indicando que se mantendrán las medidas de estímulo mientras haga falta.

En España el IBEX también resultó muy beneficiado, cerrando con avances del 1,77% hasta recuperar los 8.500 puntos y, con ello, parte del camino perdido tras las pasadas 5 jornadas de descensos. Por otra parte, el mercado de deuda parece dar un respiro, permitiendo que la prima de riesgo baje de los 300 puntos básicos de la semana pasada.

Y es precisamente el mercado de deuda el que hoy pasa factura a los índices neoyorquinos y, por ende, a los de este lado del charco. El aumento de la rentabilidad de los bonos del Tesoro registrado tras la subasta de ayer de 35.000 millones de dólares, con una disminución significativa de la demanda, vuelve a traer a colación las especulaciones sobre la posible disminución del programa de compra de bonos (QE3). Precisamente por eso destacan las palabras de ayer de Praet, muy bienvenidas en el actual entorno de inseguridad, ante la anunciada caducidad del programa de estímulos de la Fed estadounidense. Aún suenan los ecos de las Actas del regulador monetario, y los inversores esperan que en la reunión del 19 de junio se despejen las dudas, para bien o para mal.

Mientras tanto no queda sino adaptarse a las circunstancias y noticias del día a día. Para lo que nos queda de semana, habrá que estar con un ojo puesto en los datos macro que se publican a uno y otro lado del Atlántico: mañana, las cifras de confianza empresarial de la eurozona, y los datos de solicitudes de subsidio por desempleo en EEUU, el índice de consumo del primer trimestre, la venta de viviendas pendientes de abril y el PIB del primer trimestre; el jueves, las cifras de inflación de mayo y de desempleo de abril de la eurozona, y el índice PMI de Chicago de mayo en EEUU.

Amar N. Daryanani

Director de Bolsamercados.com

http://bolsamercados.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *