Mexico

USA

Otros

Europa avanza en la creación de la tasa a transacciones financieras


En concreto, ya son 10 países integrantes de la zona euro los que acordaron aspectos de un impuesto armonizado sobre las transacciones financieras. Asimismo, se impusieron hasta mediados del 2016 para alcanzar un acuerdo sobre el resto, incluidos los tipos que se aplicarán.

La tasa a las transacciones financieras busca recuperar parte del dinero utilizado para rescatar los bancos, eliminar las operaciones especulativas y unificar distintas tasas de algunos países europeos. Parece que cada vez es más cercana, pero sus negociaciones tienen su origen desde el año 2011.

En septiembre de este año, ministros de Alemania, Francia, Italia, Austria, Bélgica, Estonia, Grecia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia y España dijeron que habían hecho progresos y que esperaban un acuerdo político en diciembre.

El martes, sin embargo, Estonia no se unió al borrador redactado por el grupo.

Anteriormente…

Siguen los avances para implementar el impuesto a las transacciones financieras en Europa.

Si bien en enero de 2013, y después de tantas idas y vueltas 11 países de la Unión Europea entre los que se destacan España, Italia, Alemania y Francia acordaron la creación de una tasa a las transacciones financieras internacionales, que tendrá como finalidad frenar la especulación y hacer que la banca asuma parte de los costes de la crisis, todavía no existe un gran concenso.

El lanzamiento de la la llamada “cooperación reforzada”, más conocida como Tasa Tobin, tiene a Austria a cargo del grupo de trabajo que desde hace tiempo busca un consenso político entre las 11 naciones.

Sin embargo, no todos los países han acordado su puesta en marcha, ya que el resto de Estados miembros que ha quedado fuera ha argumentado su negativa por considerar que la tasa provocará que la industria financiera se deslocalice fuera de la UE, entre ellos, Gran Bretaña.

¿Qué países están a favor?

Si bien desde un comienzo la aplicación de la Tasa Tobin estuvo muy dividida, 11 Estados miembros de la UE han dado el sí a su puesta en marcha. España, Italia, Alemania y Francia como también Portugal, Grecia, Eslovenia, Bélgica y Austria, mientras que los últimos en participar fueron Estonia y Eslovaquia.

¿Qué propone Bruselas?

La tasa gravaría con un tipo del 0,1% las compraventas de acciones y bonos y con un tipo del 0,01% las de derivados. El nuevo impuesto, si se hubiera implantado en toda la UE, generaría unos ingresos de 55.000 millones de euros al año, y la Comisión quiere dedicar una parte a financiar el presupuesto de la UE.

Tanto Reino Unido como Polonia, que tampoco quieren implantar la tasa, han anunciado que no obstaculizarán su puesta en marcha en los países que así lo deseen, pero Osborne ha avisado de que podría provocar pérdidas por valor del 3,5% del PIB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *